Tan profundo como una hoja en blanco


Celuloide Alcaloide: Hostel

Posted in Celuloide Alcaloide por kekoelfreak en junio 4, 2006
“Paxton y Josh, dos mochileros norteamericanos, recorren Europa en compañía de Oli, un islandés que han conocido por el camino. Atraídos por el sexo, llegan a un remoto albergue eslovaco. Allí, en efecto, hallarán chicas fáciles, pero también algo terrorífico…”

Qué es más terrible que ser perseguido por un horrible monstruo, una deformidad física y moral que encarna la maldad más primigenia y seminal del hombre, que antropomorfiza nuestros temores estar indefensos a pesar del grado evolutivo que hemos alcanzado, de que ya no somos cazadores recolectores y tenemos una sociedad civilizada que nos permite sobrevivir y no tenemos que volver nunca más al salvajismo?

Antes de responder piensen en los íconos que nos han atemorizado.
Recuerden como han sido plasmados en el cine, como se han actualizado viejos mitos y como hemos inventado o adaptado a nuestros convulsionados tiempos nuevos terrores.
Toda una galería digna de un desfile de Halloween: Drácula, la momia, el monstruo de Frankenstein, el hombre lobo, la criatura del pantano. Todos ellos representan al período clásico holywoodense y de adaptación de viejos mitos populares, del folklore y de la literatura.
Los 70’ nos trajeron a los asesinos seriales como Jason, Michael Myers, los mutantes de las colinas, Leatherface. Y en los 80 aparecen tal vez los últimos grandes íconos reconocibles en cualquier parte: Freddy Kruegger y Pinhead de la saga Hellraiser.
Todos temores a los que podemos poner un nombre, identificar, averiguar como enfrentar y finalmente darles la pelea en la batalla final que acabará con el mal.

Ahora viene lo horrible
¿Y si no fueran monstruos los que nos acosan, sino que solo hubieran personas completamente “normales”, que de vez en cuando cometen actos horribles? Ni si quiera son sicóticos con tics o raras costumbres alimentarias, como Aníbal Lecter, son tipos de camisa y corbata, con cuentas de ahorro e hijos pequeños a quienes cuidar y alimentar, padres responsables, maridos cariñosos y excelentes trabajadores.

Pero se aburrieron de la rutina y un día, deciden torturar, mutilar y asesinar a otras personas perfectamente normales pero indefensas. Todo por un precio, claro está, un alto precio.
Entonces no existiría biblioteca arcana a la que acudir, ni a amuletos protectores, ni a armas destructoras, ni a guardianes supepoderosos. El peligro y la amenaza estaría en el rostro anónimo de la multitud, y no en una fea mueca, una deformación traumatizante, una voz carrasposa o profunda.
Solo un tipo común y corriente.
Entonces no hay a quien combatir, no hay a quien enfrentar y definitivamente no hay de quien huir

Eso es lo horroroso de “Hostal”.
No hay monstruos. No hay modo alguno de ganar, no hay cabida a un final feliz.
Ni siquiera hay una mente maestra que maneje todos los hilos.
Solo la mala suerte de cruzarte en su red de entretención de elite, y enfrentar las sensaciones de angustia, encierro y desamparo que más fuertemente me han impactado desde una pantalla de cine.


No sé si recomendarla.
Si aún esta en salas, vallan a verla solos, o tal vez en pareja, jamás en grupos grandes.
Y si la arriendan, que no sea el panorama para el fin de semana con los amiguetes.
Sufran en silencio, oblíguense a no hablar con nadie hasta el final de la película. Y después vivan el horror (que no terror) de vivir en un mundo donde perfectamente podrían pasar sucesos como los relatados en el film.

Después vuelven aquí y comentan su experiencia.
Y me vapulean si es necesario.

(Nótese que nunca hablo de la calidad técnica de la película, de si el guión esta bien estructurado, de la calidad de las actuaciones ni nada por el estilo, que tal vez tengan muchos reparos. Solo me detengo en la experiencia subjetiva, vivida baja condiciones como las ya recomendadas).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: